Sentado. Concentrado. Hablando. Escribiendo un informe. Mirando a la pantalla de tu ordenador. En general, la rutina diaria conlleva actividades centradas alrededor de la cabeza, y no centradas en mover el cuerpo, con excepción de ligeros movimientos de las manos. En la medicina china, el enfoque de la vida es a través de la búsqueda del equilibrio, alineado con la naturaleza y con perfecta harmonía entre el yin y el yang. La imagen de nuestra rutina diaria demuestra un claro desequilibrio. La mayor parte de las actividades que uno realiza durante el día, las hace de cuello para arriba. De los hombros hacia abajo, poco o ningún movimiento tiene lugar. Esto es a lo que nos referimos como una vida y estilo de trabajo sedentarios, también conocido como estilo de vida del siglo XXI. Por desgracia, esta manera de vivir o forma de vida, no es equilibrada y el dolor cervical es una de las muchas consecuencias.

El estilo de vida y trabajo sedentario han generado un desequilibrio entre la energía que se mueve en la cabeza y la que se mueve a lo largo del resto del cuerpo. Esto tiende a crear bloqueos en el cuello; rigidez, tortícolis, y cuando no se trata, cervicalgia crónica, dolor de cabeza, fatiga y pinzamiento del nervio cervical, por nombrar algunos.

He estado en muchas clases de qi gong y siempre hay al menos una persona con dolor de cuello. Esto es para evidenciar lo increíblemente común que resulta este problema, motivo por el cual he decidido explorar el tema en el día de hoy.

Una cita del clásico de la medicina china Huangdi Neijing Suwen:

“所謂強上引背者,陽氣大上而爭故強上也。” (黃帝內經, 素問: 脈解)

La cita dice que la rigidez en el cuello tirando de los hombros y la espalda es causada por un desequilibrio de exceso de yang moviéndose hacia arriba y luchando para moverse de nuevo hacia abajo.

Sentada en mi escritorio, escribiendo este post, ya he estirado y realizado círculos con el cuello 3 veces. Puedo pensar con más claridad después de estirar el cuello, y a la vez sentirme más despierta y ágil. Constantemente les recuerdo a mis pacientes, mi familia y mis amigos la importancia de realizar estiramientos suaves tanto en el trabajo como en otros lugares. Estirar el cuello y respirar profundamente con el diafragma aumenta la circulación local en el cuello, despeja el camino para la comunicación entre el cerebro y el cuerpo, mejora la flexibilidad, tanto en el cuello como en la vida y ayuda a prevenir y disminuir el dolor y la rigidez en el cuello y los hombros.

Posiblemente hayas notado que he mencionado una zona específica para respirar mientras estiras el cuello. No es por casualidad. Algo que he esperado a comentar, a la vez relacionado con el dolor cervical, es el estilo de respiración del siglo XXI.

Todavía recuerdo el momento como si fuera ayer. Tenía 16 años y trabajaba a tiempo parcial como recepcionista en una clínica de California de medicina china y terapia física. En ese momento de mi vida, llevaba un estilo de vida poco saludable, desconociendo que el lugar en el que estaba trabajado conllevaría un cambio tanto en mi salud como en mi trayectoria profesional. Mi jefa, un médica de medicina china, me estaba observando como respiraba y me pidió que lo hiciera mientras ella ponía su mano sobre mi abdomen. Me dijo que no respiraba correctamente y que debía respirar desde mi abdomen, no desde mis hombros. Me dijo que respirar desde los hombros era como una respiración barata que causaba muchos problemas de salud. La creí, pero no entendí del todo aquellas palabras hasta que, años después, empecé a estudiar medicina china. He leído unas cuantas docenas de libros, incluyendo A Tooth From The Tiger’s Mouth, y he tenido la gran oportunidad de estudiar los entresijos a través de la exploración de cadáveres (definitivamente no lo que uno quiere hacer cada día, supongo que me entendéis…). Con mis propios ojos vi la anatomía involucrada en la respiración, y en realidad lo que quería decir con respirar desde mi abdomen era permitir que mi diafragma se desplazase hacia abajo, así permitiendo a mis pulmones expandirse en los lóbulos inferiores primero, llenándose por completo antes de utilizar los lóbulos superiores. Esta simple acción permite que los músculos del cuello (músculos escalenos para ser exacto) se relajen. Sin embargo, la acción contraria de solo respirar desde los hombros obliga a los músculos del cuello a contraerse con cada respiración. Imagínate lo agotador que es para tu cuello.

Así como el desequilibrio entre el movimiento de la cabeza y el cuerpo adémas de la respiración superficial son causas del dolor cervical, hay por supuesto otro culpable, que a menudo no se discute y que corresponde a la sensibilidad del cuello en general. En medicina china, el cuello es como una ventana, que cuando se deja abierta y expuesta puede convertirse en víctima de agresiones del medio ambiente tales como el clima y los cambios de temperatura extremos. Los nombres de las áreas alrededor del cuello en chino indican estos múltiples fenómenos de lo sensible que puede ser el cuello a los cambios de aire, también conocidos como viento. El Palacio del Viento (Fēng Fǔ) se encuentra una pulgada por encima de la línea del cabello en la parte posterior del cuello, la Puerta del Viento (Fēng Mén) es la zona de uno a dos dedos a ambos lados de la columna vertebral, justo debajo de la segunda vértebra, la Acumulación del Viento (Fēng Chí) se encuentra en la depresión entre la parte superior del músculo esternocleidomastoideo y el músculo trapecio, justo por debajo de la línea del cabello, el Filtro del Viento (Yì Fēng) está en la depresión detrás del lóbulo de la oreja. Los sabios de la medicina china entendieron claramente la sensibilidad a la temperatura y a los cambios de tiempo de la región del cuello. Dar tales nombres a dicha región indica su debilidad y por lo tanto la función del tratamiento en la zona.

Tómate un momento para pensar en lo que sucede cuando pasas de estar en un espacio con calefacción a un espacio frío y con viento, como cuando salimos del interior de un edificio al exterior en un día ventoso. Empiezas a temblar, tienes la piel de gallina, y si no te cubres el cuello, este brusco cambio de calor a frío afecta la circulación local tanto de la sangre como de la linfa. El efecto conduce a una rigidez del cuello y puede incluso convertirse en un resfriado o dolor de cuello en el transcurso de unas pocas horas. El tiempo que pasé en China me enseñó mucho acerca de cómo cuidar el cuerpo, siendo una lección “mantén tu cuello bien protegido”. Esto incluye no permitir que un ventilador o un aparato de aire acondicionado sople directamente hacia tu cuello, especialmente mientras duermes.

El cuello es una de las zonas más expuestas del cuerpo y alberga algunos de los componentes anatómicos más importantes para la vida. El cuidado de tu cuello es esencial.

Me gustaría terminar recomendándote algunas cosas tan pequeñas y simples como que estires tu cuello, con suavidad y sin forzar el movimiento, manteniéndolo protegido de las temperaturas extremas y los cambios de tiempo, así como que respires desde el abdomen; son herramientas increíbles para todos, no solo si ya tienes dolor de cuello, también para prevenirlo. Así que, adelante, prueba a realizar algunos círculos con el cuello, practica la respiración con tu diafragma y ten una bufanda a mano. Para mí, la mejor manera de hacer cualquier estiramiento, es hacerlo despacio, respirando profundamente desde le abdomen y exhalando completamente. Yo recomiendo 8 rotaciones de cuello en cada dirección (hacia la derecha y hacia la izquierda), respirando una vez por completo con cada rotación (16 rotaciones, 16 respiraciones, un minuto o dos de tu vida que te ayudarán a sentirte de maravilla). Trata de realizar una serie de 16 círculos con el cuello al despertarte por la mañana, mientras estás en el trabajo y después de un largo día.

 

 

 

 

 

Estiramientos de cuello

Estiramientos de cuello