Acupuntura y Moxabustión : 针灸

Acupuntura : 针 

La Acupuntura es tanto el arte como la habilidad de usar agujas muy finas en la punción de la piel generalmente entre 1 cm y 4 cm, en las regiones específicas del cuerpo y “agarrar qi”; o, en otras palabras, la obtención de una conexión fisiológica entre el cuerpo y la aguja (esta conexión es más profunda que solamente fisiológicamente hablando). La profundidad de la aguja depende de muchos factores, por ejemplo, si hay o no un hueso u órgano directamente debajo o si hay una gran cantidad de tejido adiposo o muscular debajo; la intención del tratamiento también puede requerir poner agujas más profundas, ya que están indicadas para enfermedades crónicas y poner agujas de forma superficial está indicado para enfermedades agudas. Las agujas se insertan en puntos específicos del cuerpo para ayudar a restablecer el equilibrio fisiológico y mental. Las combinaciones de los puntos a menudo están indicadas y ciertas combinaciones se prescriben para ciertas enfermedades y momentos de falta de armonía, pero en particular es la respuesta observada durante miles de años y es por eso que elegimos esos puntos. Tales puntos, cuando se combinan de una manera concreta, proporcionan diferentes respuestas fisiológicas. Por ejemplo, todos los puntos tienen una respuesta natural para aumentar la circulación de la zona, pero también los puntos hacen crecer flujos naturales asociados con el sistema nervioso; tanto parasimpático como simpático; el sistema linfático; y como he mencionado anteriormente, el sistema circulatorio. Muchas regiones del cuerpo tienen más de 50 posibles puntos de acupuntura, sin embargo rara vez son más de 10 los seleccionados para un tratamiento. La acupuntura se puede aplicar de forma segura a la mayoría de las áreas del cuerpo, incluyendo la cara, las orejas, el cuello, el pecho, el abdomen, la espalda, las piernas y los brazos. Muy pocas áreas del cuerpo son contraindicadas por el riesgo si las agujas son colocadas con seguridad y precisión, especialmente cuando la terapia está hecha por un profesional de Medicina Tradicional China. Una de las áreas del cuerpo con que un acupunturista debe tener cuidado cuando está aplicando las agujas es el área torácica, ya que los pulmones están más cerca de la superficie y son vulnerables durante la tos o el estornudo. Después de años de entrenamiento y de las adecuadas pruebas a nivel nacional y estatal, todos los acupunturistas licenciados cualificados son plenamente conscientes de estas áreas vulnerables del cuerpo. La sensación de la aguja cuando está insertada en el cuerpo varía dependiendo de algunos factores: el sitio de la inserción, la profundidad de la inserción, la manipulación de la aguja y la sensibilidad del paciente. Algunas personas son muy sensibles a las sensaciones dentro de su cuerpo, y aunque pueden estar perfectamente cómodos con la sensación, no obstante la sienten más. Además el estado emocional de una persona, que también varía, puede traer diferentes sensaciones de inserción de la aguja. Nuestra esperanza como médicos de MTC es restaurar la armonía entre la sensación sentida por el paciente y por lo tanto la respuesta al tratamiento como un todo. Lo importante a destacar es que en cualquier momento si un paciente está incómodo y experimenta dolor o la inserción de la aguja no es deseada, las agujas siempre pueden ser movidas o extraídas. Las sensaciones pueden variar de no sentir nada en absoluto a una sensación de pinchazo agudo, eléctrica, de ligero tirón, calentamiento, presión, etcétera. Estas sensaciones están destinadas a ser notadas, pero nunca de manera insoportable ni intolerable. Aunque he observado algunas prácticas de punción muy intensas en China, no estoy segura de si una sociedad, alejada del nacimiento de la medicina tradicional china, estaría lo suficientemente preparada para este tipo de prácticas intensas de punción. Los tiempos de tratamiento y la retención de las agujas varían de paciente a paciente y de una enfermedad a otra. Algunos tratamientos pueden durar 30 minutos o alrededor de 2 horas. La tendencia de tiempo para la práctica de las enfermedades más crónicas es el más largo en cuanto a la retención de las agujas. En algunos casos de dolor crónico, las agujas pueden ser retenidas incluso después de que el paciente salga de la consulta, e incluso durante un período de tiempo de 3 días; evidentemente, con las medidas de seguridad claras y la orientación directa del médico. Algunos pacientes que no han recibido la acupuntura todavía, pacientes con fobia a las agujas o los que no han comido algo antes de recibir la acupuntura, son ejemplos de lo que podría llevar a un shock (sobresalto) de las agujas. Un shock de las agujas suena más aterrador de lo que es, ya que normalmente sólo significa que una persona puede experimentar un ligero mareo, sensación de mareo o una sensación de bajo nivel de azúcar en la sangre. Personalmente no he experimentado esto conmigo misma ni con un paciente. Sin embargo eso no significa que no suceda, y si lo hace, la solución es sacar las agujas y ayudar a que el paciente descanse y beba agua tibia y posiblemente coma algo para ayudar a restaurar un nivel de azúcar en la sangre saludable. Generalmente, los tratamientos de acupuntura son más eficaces cuando se reciben con frecuencia y regularmente. Tanto para los trastornos crónicos y agudos, la acupuntura puede ser más eficaz cuando se reciben cada dos días o al menos una vez a la semana. La mayoría de los pacientes con tratamiento de acupuntura en China lo reciben cada dos días, y especialmente en los trastornos crónicos. El objetivo de la acupuntura es muy similar a la meta de todas las terapias en medicina tradicional china y más concretamente en la medicina clásica china: que los puntos seleccionados están de una u otra manera para ayudar al paciente a recuperar el equilibrio y la armonía fisiológica, mental y emocional. Con el uso de combinaciones de puntos específicos del cuerpo, el médico puede ayudar a tratar, armonizar, e incluso a prevenir desequilibrios tales como migrañas, insomnio, resfriado común y gripe, trastornos digestivos, presión arterial alta, dolor neuromuscular, ansiedad, obesidad, traumas, adicciones, depresión y todo lo demás. Cuando la gente piensa en la acupuntura, por lo general piensan en una aguja que entra en la piel directamente donde uno tiene dolor, y que sólo trata el dolor físico. Este es tristemente uno de los mayores conceptos erróneos de la acupuntura, y ni siquiera araña la superficie de su historia registrada de más de 2.500 años (de hecho, la medicina tradicional China junto a la medicina clásica China han existido así durante más de 2.500 años, y en algunos textos antiguos, citan en 4.000 años la historia de tratamientos). La Medicina Tradicional China, cuando se usa de acuerdo con la correcta educación y formación, permite conocer y consultar con los clásicos de la medicina China, siendo una herramienta muy potente y eficaz de curación y una forma de vida para muchos.

Moxabustión :  灸

La Moxabustión es el uso de una hierba particular llamada Ai Ye 艾草, que es la hoja de la planta artemisa (Artemisia argyi), que a menudo es granulada, y luego se enrolla y se comprime en un palo largo de cigarro que los médicos encienden por un lado con una cuidada distancia para calentar un área lesionada o armonizar el cuerpo del paciente. El palillo largo de moxa, conocido oficialmente como “puro de moxa”, no es el único modo en que se aplica moxabustion. Durante los tratamientos de acupuntura, un médico podría decidir que el paciente necesita un efecto más de calentamiento del tratamiento, por lo que mediante el uso de la planta de artemisa el médico puede agruparla y ponerla en una bola alrededor de la parte superior de la aguja (el más alejado de la parte de la piel) y con una barrera de seguridad entre la piel y la bola de artemisa encendida, la aguja se calienta y el calor se transmite internamente. Otro modo de aplicar moxa es con un dispositivo de metal que es aproximadamente del tamaño de una pluma y tiene una tapa de laminación libre destinada a calentar un área en el cuerpo y rodar con seguridad la moxa ardiente sin que en realidad toque la piel.